Tras los pasos de la Maratón de Berlín

El pasado domingo 28 de septiembre, Berlín acogió uno de los mayores eventos deportivos del año, puede que el que más. La Maratón de Berlín celebró su 41 edición con un espectacular ambiente, una gran animación y más de 40.000 participantes de todas las nacionalidades.

En la capital alemana, además, el domingo se hizo historia en los anales de la Maratón a nivel mundial. Fue gracias a la increíble marca del keniata Dennis Kimetto que trituró todos los récords obtenidos anteriormente, finalizando los más de cuarenta y dos kilómetros en un tiempo de 2h:02:57. El atleta de 30 años confirmó que iba muy preparado y que el recorrido llano de Berlín no hizo más que facilitar las cosas. Se embolsó 120.000 euros por los tres premios: la plusmarca, la victoria y el llegar a meta antes de que el marcador señalara las 2:04 horas. En segundo lugar, entró su compatriota Mutai y el podio lo completó el atleta Kuma, natural de Etiopía. En la categoría femenina, la también etíope Tirfi Tsegaye consigue el oro con una nada despreciable marca de 2:20:18. El primer español, con el puesto 21, fue José España Comendador y el primer alemán, que entró en 19 posición, Falk Cierpinski.

DSC01288
Berlín regaló a sus participantes un clima idóneo para correr, con temperaturas que llegaron a rozar los 17 grados y muy pocos índices de viento. Hileras de atletas de diversos clubes, edades y nacionalidades comparecían en riadas en las inmediaciones del Reichtag alemán. El ambiente general era de júbilo, energía y algo de nerviosismo, con muchos atletas que participaban por vez primera en una prueba de estas características y largas horas de entrenamiento detrás para tal cometido. Sobre las 8.45h el pistoletazo de salida dio comienzo a una aventura de más de 42 kilómetros que teñiría a Berlín de un gran ambiente deportivo durante toda la mañana.

El nivel de los competidores era altísimo, no en vano Berlín se las arregló para agrupar a los mejores atletas del mundo entero. La animación era constante y muy agradecida y los avituallamientos generosos. Zancada a zancada, los atletas devoraron la distancia entre los vítores y los aplausos, las banderas multicolores, las curvas y caprichos del recorrido y unas vistas claras y bellas de un Berlín que se mostraba en todo su esplendor.

La Maratón de Berlín está clasificada entre las diez Maratones más importantes del Mundo. Es popular y mediática por ser un evento que pone lo mejor de la ciudad en el asador y ensalza una vez más ese carácter de contrastes que a muchos nos enamoró. Correrla es, para muchos, un verdadero privilegio.

DSC01333
Apostándose desde cualquier punto (por ejemplo, a la altura de la Media) y ver pasar a los participantes fue todo un espectáculo. Trotaban sobre el asfalto grupos de divertidos hawaianos, orquestas en vivo en diversos puntos, inmensas banderas, corredores en tanga, personas que habían soplado las 60 velas hacía mucho tiempo, patinadores, una Maratón paralela desde el suelo gracias a las bicicletas reclinadas… Un show en movimiento que emanaba alegría por los cuatro costados.

DSC01357
La historia de la Maratón berlinesa se remonta a 1974 . El crecimiento de su popularidad fue rápido, ya que once años más tarde (1985) ya se registraron más de 10.000 corredores. Es curioso cómo, a pesar del muro y la feroz restricción que conllevó, el Berlín oriental aceptó participar- y dejar participar a sus ciudadanos- en la misma. Parece que lo que la política había separado, lo unió el deporte, aunque sólo fuese durante un día.

Varios atletas españoles que se desplazaron hasta aquí para el acontecimiento, comentaron la experiencia vivida en Berlín. Apuntaron lo cómodo y rápido del trazado, quizá unos de los mejores, aunque se vieron importunados por una humedad a la que no todos están acostumbrados. Comentaron que las indicaciones eran muy claras, y las condiciones del guardarropa perfectas. Además, había muchos avituallamientos con agua, bebidas isotónicas, geles, frutas y casi todo lo que se pudiera necesitar, pocos tiempos de espera y fisioterapeutas en varios puntos. El único punto flaco fue la bolsa del corredor, que resultó un poco pobre.

DSC01282
Vivir de cerca este evento, donde el terreno y la belleza de Berlin brindan el escenario ideal para acoger a los valientes, supone una aventura muy recomendada para todo tipo de deportistas. También se disfruta como público, donde la gente se deja envolver por los vítores continuados, la combinación de varios deportes- bicicletas, patines…- y el gran ambiente festivo que daban los mismos atletas. Correr una maratón es uno de las pruebas más duras que existen, especialmente con un nivel como el de la 41 Edición, muchos grados en el termómetro y una tasa alta de humedad- para muchos atletas procedentes de países más secos- pero también uno de los más gratificantes. Muchos de ellos se estrenaron por las calles de Berlín, que recordarán siempre la ciudad que tan buenas sensaciones les causó. A todos ellos, enhorabuena.

Resultados

Video

Fotografías y texto por: Itziar Matamoros

Advertisements